El Colegio Regional de Obstetras III Lima Callao (CRO III LC), frente a la continua campaña de desprestigio y de encono impulsada por el gremio médico, manifiesta lo siguiente:
Los Obstetras del Perú nos sentimos orgullosos de nuestra historia, de nuestro perfil profesional y de nuestra denominación profesional, somos OBSTETRAS y no propiciamos otra forma de denominación.

Denunciamos toda práctica sensacionalista y antiética, que lo único que pretende es desprestigiar a una de las profesiones de rango universitario más antiguas del Perú, que a lo largo de la historia ha servido a la nación, cumpliendo con la obligación conferida por ley de implementar estrategias y políticas sanitarias, contribuyendo así a mejorar la situación de salud de las y los peruanos. El encarnizamiento con la Profesión de Obstetricia por parte del gremio médico, demostrado así en los discursos, comunicados y campañas en los medios de comunicación y redes sociales, dejan entrever la existencia de intereses subalternos y no la salud de las personas.

El intrusismo es una figura legal que no existe en nuestro país, el ejercicio ilegal de la medicina es un delito tipificado en el Código Penal Peruano, por tanto, identificado el delito y los supuestos infractores, el Colegio Médico del Perú debió denunciar de manera formal ante las instancias correspondientes, demostrando así reconocimiento y respeto a la Institucionalidad de los Colegios Profesionales y a nuestro sistema Administrativo de Justicia, sin embargo ha optado por llevar a cabo un campaña de desprestigio a toda una profesión.

Rechazamos de plano todas aquellas versiones que señalan que los Obstetras pretendemos asumir funciones de los médicos cirujanos y especialistas en Ginecología y Obstetricia, es inaceptable que, utilizando instalaciones públicas como el Instituto Materno Perinatal, cuyo funcionamiento es solventado por todos los peruanos, un Directivo del Colegio Médico se reúna con un grupo de médicos para expresar falsedades, creando animadversión y encono en contra de la profesión de Obstetricia.

Desmentimos rotundamente que pretendamos “curar hombres, mujeres, niños y ancianos”, así como cubrir todas las áreas de diagnóstico y tratamiento, incluso de los diversos tipos de cáncer en las personas”. Es lamentable que aquellos que se autodenominan como el último bastión de la moralidad y la Ética, emitan expresiones que no se ajustan a la verdad, y peor aún que comportamientos por fuera de la ley sean atribuidas a todo el gremio de Obstetras.

Exhortamos a todos los miembros de la orden a mantenerse vigilantes, a no dejarse sorprender por documentos de dudosa procedencia, a no permitir ser violentados en ningún espacio y a ejercer sin temores el derecho ciudadano de denunciar toda inconducta o supuesto hecho delictivo, ante las instancias correspondientes, tal como el CRO III LC viene realizando.

En momentos de tanta violencia y discriminación, renovemos nuestro compromiso de seguir atendiendo a la población de manera humanista, científica y tecnológica, con calidad y calidez dentro de nuestro perfil profesional, con plena observancia nuestro Código de Ética y Deontología Profesional.

¡OBSTETRAS COMPROMETIDOS CON EL DESARROLLO DEL PAÍS!

¡OBSTETRICIA PROFESIÓN MÉDICA, AL SERVICIO DE LA POBLACIÓN MÁS NECESITADA!